Avisar de contenido inadecuado

Primeros Auxilios

{
}

 

•1.    Primeros Auxilios: Los primeros auxilios son todas aquellas medidas o actuaciones que realiza el auxiliador, en el mismo lugar donde ha ocurrido el accidente y con material prácticamente improvisado, hasta la llegada de personal especializado. Los primeros auxilios no son tratamientos médicos. Son acciones de emergencia para reducir los efectos de las lesiones y estabilizar el estado del accidentado. Y esto último es lo que le concede la importancia a los primeros auxilios, de esta primera actuación va a depender en gran medida el estado general y posterior evolución del herido. Así mismo, es una obligación moral.

 

•2.    Principios Básicos:

Todo socorrista en sus actuaciones debe conocer y aplicar siempre en este orden los siguientes principios básicos:

1º. PROTEGER, en primer lugar, a él mismo y después a la víctima. Podemos evitar nuevos accidentes, si señalizamos el lugar del accidente. SÓLO si hay peligro para el accidentado se le desplazará, manteniendo en bloque el eje cabeza-cuello-tronco.

2º. AVISAR, es decir dar el S.O.S., indicando: el número y estado aparente de los heridos, si existen factores que pueden agravar el accidente (caídas de postes eléctricos, peligro de incendio, gases, etc.) y el lugar exacto dónde se ha producido el accidente. Saber que de la información que nosotros demos, va a depender tanto la cantidad como la calidad de medios humanos y materiales, que allí nos lleguen.

3º. SOCORRER. Esta es la finalidad principal de los primeros auxilios, pero para hacerlo correctamente previamente hace falta realizar la evaluación del herido.

 

Principios Generales:

1.-  estar tranquilo, pero actuar rápidamente.- Con tranquilidad se da confianza a la víctima y a aquellos que se encuentren cerca. Los testigos suelen tener miedo, con frecuencia pánico o están sobreexcitados. El auxiliador ha de dar ejemplo mostrando su tranquilidad.

 

2.-  hacer una composición de lugar.- Cuando se llega al lugar del accidente no se debe comenzar a actuar curando al primer herido que se encuentre. Puede haber otros heridos más graves y que, por tanto, necesiten atenderse en primer lugar. Hacer un rápido examen del lugar. Debe intentarse saber si existen heridos ocultos. Hay que darse cuenta también de las posibles fuentes de peligros que aún existan: amenaza de derrumbamiento, ruptura de canalizaciones de gas o de agua, fuego, etc.

 

3.-  mover al herido con gran precaución.- Jamás se cambiará de sitio al accidentado antes de cerciorarse de su estado y haberle proporcionado los primeros cuidados. Además, un herido grave, no debe ser movilizado excepto por estas tres razones: 1) para poderle aplicar los primeros auxilios;(parada cardio-respiratoria) 2) evitar el agravamiento de sus heridas; y 3) protegerle de un nuevo accidente. (Peligro de incendio, caída a un barranco, caída de cascotes, etc.)

 

4.-  examinar bien al herido.- Investigar si está consciente, si respira, si tiene pulso,  si sangra, si tiene  fracturas, si presenta quemaduras, si ha perdido el conocimiento, (aunque a nuestra llegada lo haya recobrado)  estar bien seguros de no haber dejado escapar nada.

 

5.-  No hacer más que lo indispensable.- Si se intentan hacer demasiadas cosas, se retrasará el traslado de la víctima. El papel del auxiliador no es el de reemplazar a los servicios sanitarios, sino que se ha de limitar a proporcionar aquellas medidas estrictamente necesarias para un correcto transporte del herido.

 

6.-  mantener al herido caliente.- Evitar, no obstante, un calor excesivo, manteniéndole a una agradable temperatura. Si hace frío, todo el cuerpo debe ser calentado; para ello lo mejor será envolverlo en una manta.

 

7.-  No dar jamás de beber a una persona inconsciente.- En este estado no podrá tragar y existirá peligro de ahogarla al penetrar el líquido en las vías aéreas. Si la víctima conserva la consciencia y no presenta una herida profunda en el vientre, se le puede dar de beber, lentamente, y solo a pequeños sorbos. No darle alcohol, es preferible café o té caliente, sobre todo si hace frío.

 

8.-  tranquilizar a la víctima.- El accidentado tiene miedo. Hay que hablarle ya que está angustiado; el curso de su vida se ha visto truncado bruscamente y padece por los que le acompañan o por su familia. Hay que tranquilizarle, calmar sus temores y levantarle el ánimo. Hay que decirle que hay gente cerca que se ocupa de él, que los servicios de urgencias hayan sido avisados y que vendrán pronto. No se le debe dejar ver su herida.

 

9.-  No dejar nunca solo al accidentado.- El estado del mismo puede gravarse en un corto espacio de tiempo

 

 

•3.    Clasificación de los Primeros Auxilios: En una urgencia, pueden tener que aplicarse uno de estos dos tipos de primeros auxilios:

*  Primeros auxilios emergentes o emergencias: en los que existe peligro vital para la vida del accidentado, estas son: una parada cardio-respiratoria, la asfixia, el shock, las hemorragias importantes y los envenenamientos graves.

*   

Primeros auxilios no emergentes: en los que no existe dicho peligro, por ejemplo: una fractura en un brazo, dolor abdominal, etc.

Por tanto, una emergencia es una urgencia en la que existe una situación de muerte potencial para el individuo sino se actúa de forma inmediata y adecuada

•1.    Intento de Ahogamiento:

Puede definirse como la  asfixia tras el paso de líquidos a la vía aérea. Inicialmente, tras la inmersión total en el agua, la víctima inhibe su respiración y se agita violentamente. La agitación va desapareciendo cuando grandes cantidades de líquidos son tragadas y aspiradas. Los vómitos suelen estar asociados frecuentemente. Después desaparecen todos los reflejos de la vía aérea y el agua penetra pasivamente en los pulmones. Al final aparece una parada cardiorrespiratoria.

Síntomas:

  • -Pérdida de conocimiento
  • -Ausencia de movimientos respiratorios
  • -Ausencia de pulso
  • -Dilatación de las pupilas

Cuando alguien se está ahogando:

  • Extiéndale una vara o una rama larga o utilice una cuerda de lanzamiento atada a un objeto flotante, como un aro o un chaleco salvavidas. Arrójela hacia la persona y luego hálela hasta la orilla.
  • Es posible que las personas que han caído en el hielo no sean capaces de agarrar objetos a su alcance o de sostenerse mientras los halan a un sitio seguro.
  • No se ponga usted mismo en una situación de peligro. No ingrese al agua ni se aventure sobre el hielo a menos que esté absolutamente convencido de que es seguro hacerlo.
  • Si usted tiene entrenamiento en rescate de personas, hágalo de inmediato si está absolutamente seguro de que esto no le causará daño.
  • Si la persona ha dejado de respirar, comience a darle respiración boca a boca tan pronto como pueda. Esto significa que se debe comenzar con el proceso de respiración asistida aún mientras se está en el agua.

 

  • - Técnica de la respiración boca a boca: Para realizar la respiración "boca a boca" o "boca a nariz" el accidentado debe estar tendido boca arriba. Hiperextender el cuello colocando, a ser posible, bajo los hombros una chaqueta o toalla. El auxiliador, arrodillado a la derecha de la víctima, cierra las fosas nasales (la boca en el caso de la técnica "boca a nariz") con el pulgar y el índice de su mano izquierda; con estos mismos dedos de su mano derecha le sujeta la mandíbula, tirando de ella hacia arriba, mientras el codo del brazo derecho descansa suavemente sobre el pecho del accidentado.

En esta posición el socorrista inspira profundamente, sella con su boca la del accidentado y le insufla el aire. A continuación, retira su boca para permitir el vaciamiento de los pulmones. Si existiera agua en los mismos la cabeza de la víctima ha de estar lateralizada para facilitar la salida de la misma. En cada insuflación se comprobará que la ventilación es adecuada por: a) la elevación y descenso sucesivos de la pared del tórax (de 2 a 3 cm.); b) al oír y sentir como sale el aire al exhalarlo la víctima pasivamente; y c) al sentir el auxiliador en sus propias vías aéreas la resistencia de los pulmones de la víctima al expandirse.

Este movimiento completo debe repetirse con una frecuencia de 16 a 20 veces por minuto, es decir, al mismo ritmo de la respiración normal del socorrista. Si el inicio de este proceso no fuera acompañado de una rápida recuperación de la respiración espontanea, se habrá de valorar la posibilidad de una parada cardiaca. De confirmarse ésta, se pasaría al punto siguiente.

Continúe dándole respiración a la persona a intervalos de pocos segundos mientras la traslada hasta tierra seca. Una vez en tierra, practique la reanimación cardiopulmonar (RCP) de ser necesario.

Se puede presentar daño permanente al cerebro o la muerte en cuestión de minutos si el flujo sanguíneo se detiene; por lo tanto, es vital mantener la circulación y la respiración hasta que llegue el personal médico capacitado.

Tenga siempre precaución al mover a una persona que se está ahogando. Suponga que la persona puede tener una lesión en el cuello o la columna y evite voltearle o doblarle el cuello. Mantenga la cabeza y el cuello muy quietos durante la reanimación cardiopulmonar y cuando traslade a la persona. Usted puede inmovilizar la cabeza con cinta, fijándola a una tabla de refuerzo o a una camilla, o asegurarle el cuello colocando toallas enrolladas u otros objetos a su alrededor.

 

Siga estos pasos adicionales:

  • Mantenga a la persona calmada e inmóvil y busque asistencia médica de inmediato.
  • Para ayudar a evitar la hipotermia, retire las ropas mojadas y frías de la persona y cúbrala con algo caliente si es posible.
  • Administre los primeros auxilios para cualquier otra lesión seria.
  • La persona puede toser y tener dificultad para respirar una vez que la respiración se reinicie. Tranquilice a la persona hasta que llegue la ayuda médica.

No se debe   

  • NO se aventure sobre el hielo para rescatar a una persona que se está ahogando si la puede alcanzar estirando el brazo o con un objeto extendido.
  • NO intente rescatar a la víctima nadando, a menos que se tenga el entrenamiento para llevar a cabo rescates en el agua.
  • NO ingrese en aguas turbulentas o fuertes que lo puedan poner en peligro.
  • La maniobra de Heimlich (comprensión abdominal) NO es parte de la rutina de rescate de una víctima que ha estado a punto de ahogarse. No efectúe esta maniobra a menos que hayan fallado los intentos repetitivos de posicionar las vías respiratorias y usar la respiración boca a boca para insuflar aire en los pulmones, y se sospeche que la persona tenga una obstrucción en las vías aéreas. Realizar la maniobra de Heimlich aumenta las probabilidades de que una persona inconsciente vomite y se ahogue luego con el vómito.

Asfixia Mecánica o Atragantamiento por comida:

La señal universal de angustia por causa de ahogamiento es tomarse la garganta con una o ambas manos.

NO se deben administrar los primeros auxilios si la persona está tosiendo vigorosamente y es capaz de hablar, ya que una tos fuerte puede desalojar el objeto espontáneamente.

1. Preguntarle a la persona: "¿Se está ahogando?" "¿Puede hablar?"

2. Pararse detrás de la persona y rodearla con los brazos por la cintura.

3. Cerrar un puño y colocar el lado del pulgar justo por arriba del ombligo de la persona, bien abajo del esternón

4. Tomar el puño con la otra mano.

5. Efectuar compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro con los puños.

6. Continuar con las compresiones hasta que el objeto sea desalojado o la persona pierda el conocimiento.

Si la persona queda inconsciente, se le debe colocar en el piso, llamar una ambulancia y comenzar la RCP (Reanimación Cardiopulmonar). Si se observa el objeto que está obstruyendo la vía respiratoria, se debe tratar de retirarlo

Administrar los primeros auxilios para un niño que se está ahogando es muy similar a lo que se hace con un adulto. Si el niño claramente no se toma la garganta, otros signos de peligro para un niño y para un adulto pueden ser:

  • Incapacidad para hablar
  • Tos débil e improductiva
  • Respiración ruidosa o sonidos chillones al inhalar
  • Dificultad para respirar
  • Color azuloso de la piel
  • Pérdida del conocimiento si no se alivia la obstrucción

1. Pararse detrás del niño y rodearlo con los brazos por la cintura.

2. Cerrar un puño y colocar el lado del pulgar justo por arriba del ombligo del niño, bien abajo del esternón

3. Tomar el puño con la otra mano.

4. Efectuar compresiones rápidas hacia arriba y hacia adentro con los puños.

5. Continuar con las compresiones hasta que el objeto sea desalojado o el niño pierda el conocimiento.

Si el niño queda inconsciente, se le debe colocar en el piso, llamar al 911 y comenzar la RCP. Si la persona observa el objeto que está obstruyendo la vía respiratoria, debe tratar de retirarlo

•2.    Fracturas:

Una fractura es la rotura de un hueso y la luxación es cuando el hueso se zafa de su articulación o coyuntura.

El esguince es una lesión en los tendones y músculos debido a un movimiento brusco.

La fractura o rotura de un hueso puede ser de dos tipos:

  • 1. Fractura cerrada que es cuando el hueso roto no desgarra la piel.
  • 2. Fractura abierta cuando el hueso roto produce una herida en la piel y sale del cuerpo.

Señales:

  • El accidentado no puede mover la parte fracturada.
  • Dolor muy fuerte que aumenta al tocar la parte lesionada.
  • No desaparece aunque pase el tiempo.
  • Si es en brazos o piernas, el sitio de la fractura se ve deforme, hinchado y con moretón.
  • Puede haber una herida en la piel, por donde sale el hueso.

Primeros auxilios para resolver la urgencia:

1.- Lo más importante en cualquier fractura es que mantenga en una posición fija y firme el hueso quebrado, es decir, inmovilizar para evitar que se mueva y lastime más.

2.- Si el hueso está salido, no intente acomodarlo o meterlo, sólo cubra la herida con un trapo e inmovilice.

3.- Si hay hemorragia haga presión a los lados para controlarla, a fin de evitar que se desangre.

4.- Si la fractura es en la cabeza: no la mueva y trate de mantenerla un poco más alta que el resto del cuerpo. Abrigue a la persona y evite que se duerma. Si hay hemorragia por la nariz, los oídos o la boca no intente detenerla. Si está sangrando el cuero cabelludo póngale encima un trapo sin apretar.

6.- Busque ayuda médica inmediatamente.

Formas de inmovilizar una fractura:

Fractura de hombro: Ponga un paliacate o trapo en forma triangular y amárrelo al cuello para que detenga el peso del brazo, después sujete el brazo al cuerpo sin apretar demasiado, vea que los dedos queden a la misma altura del codo.

Fractura en codo o antebrazo: Acojine con mucho cuidado la parte afectada e inmovilice el brazo con un lienzo triangular.

Fractura en algún dedo de la mano: Ponga en el dedo una tablita y sujétela con una venda o tira de trapo.

Fractura en pierna o rodilla: Acojine la pierna, coloque una tabla a cada lado de la pierna, desde las nalgas hasta el tobillo y sujételas con unas cintas o coloque una almohada entre las piernas y amárrelas juntas.

Fractura en pie o tobillo: Acojine el pie y el tobillo con trapos o con una almohada y sujételos con cintas, si puede quítele los zapatos.

Fractura de cráneo: Evite que la persona mueva la cabeza, para ello puede colocarle a los lados un suéter o camisa enrollados. Si la persona traía casco puesto no se lo quite, esto ayudará a inmovilizarlo.

Fractura en la columna vertebral o cuello: Con ayuda de otras personas, coloque al lesionado en una camilla dura, sin doblarle la espina dorsal (columna), fíjele el cuello con ropa o trapos y sujétenlo para evitar que se mueva o se caiga.

Fractura de cadera: Ponga entre los muslos del accidentado algo grueso y acolchonado, puede ser una toalla o trapo doblado. Amarre las dos piernas con vendas, cinturones o tiras de trapo.

Una vez resuelta la urgencia, haga lo siguiente:

a.- Traslade a la persona con el médico procurando moverlo lo menos posible.

b.- No trate de acomodar el hueso roto.

c.- Dele una pastilla para el dolor como aspirina o acetaminofén

Luxación o zafadura: Es cuando un hueso se sale de su articulación o coyuntura, como consecuencia de un jalón o un movimiento brusco. Afecta sobre todo pies, codos y brazos.

Señales:

Dolor intenso e hinchazón en las articulaciones o coyunturas, es decir, en donde se unen los huesos.

Primeros auxilios para resolver la urgencia

Una vez inmovilizada la parte afectada:

a.- Traslade a la persona con el médico procurando moverlo lo menos posible.

b.- Si tiene mucho dolor, dele una pastilla de aspirina o acetaminofén.

Esguince:
Es una torcedura, lesiona los tendones o los músculos debido a un movimiento brusco como una falseada.

 

 

Señales:

Produce dolor muy intenso y hay enrojecimiento e hinchazón en la parte lastimada.

Primeros auxilios para resolver la urgencia

a.- Mantenga en alto el brazo o pierna lastimada.

b.- Evite el movimiento de la parte afectada.

Una vez resuelta la urgencia, haga lo siguiente:

a,- Para calmar el dolor y bajar la hinchazón:

b.- Ponga hielo envuelto en un trapo o plástico o trapos mojados fríos sobre la parte lastimada, durante media hora, retire media hora y vuelva a poner el hielo otra media hora y así sucesivamente, hasta que baje la hinchazón.

c.- Ponga una venda o lienzo en la parte lastimada para evitar que se mueva y se vuelva a inflamar.

 

{
}
{
}

Comentarios Primeros Auxilios

Desde las raices Gaby
desde ahi
 
amabiles amabiles 05/03/2009 a las 07:24
eso no sibe malditos perros
joel joel 23/04/2010 a las 01:46
miralos ps vivo en calle pichincha simeentendes....
joel joel 23/04/2010 a las 01:49
Felicitaciones, muy buen trabajo!!
Carlos Menchú Carlos Menchú 12/11/2010 a las 14:26
haha puezzz gracias m ayud0 de mucho
kimberly kimberly 21/05/2013 a las 23:48

Deja tu comentario Primeros Auxilios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre